TOP

PELVIS Y YOGA

¿CONOCES LA INFLUENCIA DE LA PELVIS TANTO EN LA PRÁCTICA DE YOGA COMO EN NUESTRA POSTURA CORPORAL?


La PELVIS NEUTRAL se define como aquélla que tiene la espina ilíaca anterorsuperior (ASIS) en la misma vertical que la sínfisis púbica y además en horizontal con la espina ilíaca posterosuperior (Imagen de Doug Keller).
Nuestra herencia anatómica y/o los hábitos posturales cotidianos (que debilitan o hacen que nuestra musculatura esté tensa) modifican la pelvis neutral desencadenando en amplio número de patologías tanto de la columna vertebral (lumbalgia, cervicalgia, escoliosis, etc.) como en otras partes del cuerpo (piernas, pies, rodillas, cabeza, etc.) e incluso alteraciones emocionales.
Las desviaciones de la posición neutral de la pelvis pueden ser muy variadas. En el plano sagital (basculación o desplazamiento), en el plano frontal (inclinaciones laterales) y en el plano transversal (rotaciones y torsiones).
Sin duda, las más conocidas y las más tenidas en cuenta en una clase de Yoga son las basculaciones en el plano sagital conocidas como ANTEVERSIÓN PÉLVICA y RETROVERSIÓN PÉLVICA.
* En el primer caso, la espina ilíaca anterosuperior (ASIS) se adelante respecto al pubis favoreciendo la curva lumbar (hiperlordosis lumbar). Muchas veces es resultado de músculos flexores de la cadera tensos (psoas, cuádricepts) y debilidad en el abdomen y glúteos. A nivel patológico, esta posición pélvica puede desencadenar en patologías articulares de las vértebras como el síndrome de facetas articulares o musculares como las contracturas en el cuadrado lumbar produciendo ambas dolor en las extensiones atrás como en Chakrasana (La Rueda).
* La retroversión pélvica es el caso contrario, la espina ilíaca anterosuperior (ASIS) queda por detrás del pubis. Si tuviéramos rabo el efecto sería similar a que lo escondiéramos entre las patas reduciendo la curvatura lumbar (hipolordosis o rectificación lumbar). De manera general, esta posición pélvica suele estar relacionada con isquiotibiales, glúetos e incluso piriformes tensos muy frecuente en un estilo de vida en el que la persona pase mucho tiempo sentado o tumbado con la espalda encorvada. A nivel patológico, puede desencadenar en degeneración discal (hernias discales), ciática, etc. Las flexiones hacia delante (Uttanasana), suelen ser dolorosas o perjudiciales por lo que serán evitadas.
Además, estas basculaciones pueden ir acompañadas de desplazamientos en la horizontal, inclinaciones laterales e incluso rotaciones y torsiones siendo el resultado, en ocasiones de escoliosis graves de columna.
Estos dos casos, son puntos de partida por donde empezar a observar la postura corporal del practicante de Yoga. La realidad es mucho más compleja y para cada persona se requiere un estudio detallado. En clases grupales de yoga es muy difícil encontrar personas cuya pelvis esté totalmente neutral. Cada persona tendrá un tipo de alteración cuyo trabajo deberá ser específico de ahí la importancia de las sesiones personalizadas de Yoga terapéutico. Durante las sesiones de Holistic Yoga Therapy® se observa la postura y se aconsejan cambios posturales en asanas específicas con o sin el uso de apoyos pero además se analiza el tipo de alteración emocional-mental que ha llevado a la persona desarrollar esta postura y se ofrecen técnicas específicas para tratar dicho estado. El resultado es una clase muy adaptada a la persona en cuestión que le permita abordar su desequilibrio desde todos los aspectos del ser.
Gracias por llegar hasta aquí :-) Si te parece interesante agradecemos que lo compartas.